Por qué trabajar con un Psicólogo del Deporte?

marzo 27, 2018

Un psicólogo del deporte se ocupa de la asistencia a deportistas, atletas, equipos de alto rendimiento, como también puede asesorar a entrenadores y profesores de educación física, árbitros y todos los del  ámbito deportivo.

Considerar la triada: deportista-entrenador-padres es uno de los desafíos del psicólogo del deporte, ya que tanto el entrenador como los padres son pilares fundamentales en el desarrollo deportivo de los niños o jóvenes deportistas.

Posibles Intervenciones del psicólogo del deporte:

  1. Motivación, planteamiento de metas claras y realistas

  2. Auto conocimiento y auto percepción

  3. Auto confianza y autoestima

  4. Concentración, atención, liderazgo y comunicación.

  5. Manejo del estrés y ansiedad, competencia y presiones

  6. Autocontrol y manejo de la agresividad

  7. Manejo de las emociones

  8. Aptitudes y habilidades para la el trabajo en equipo

  9. Prevención y recuperación de lesiones

  10. Proyecto de vida del deportista

  11. Detección de situaciones de riesgo

  12. Prevención en cuestiones de índole vital y social.

Si consideras que ha llegado el momento de integrar a tu equipo un psicólogo deportivo, llama al 787-692-9606 con la Dra. Rosa Hechavarría

Anuncios

Quieres apoyar a tu hijo en el deporte….?Parte 1

febrero 28, 2018

Cada día a los padres se les presentan más retos en su rol de educadores-cuidadores, y es que mantener a un niño/a saludable requiere muchos esfuerzos.  Es por eso que el deporte es una herramienta en el desarrollo infantil.   Es importante que los padres se mantengan informados del que hacer de su hijo/a en el deporte ya que como todos sabemos, éste resulta en beneficio físico y mental; pero  puede generar frustración y malestar…. por eso,  les brindo estos tips que lo dirigen al apoyo de su hijo/a en cualquier deporte que practique.  El presente escrito es el primero de varios relacionados a brindarle herramientas a los padres.

ninas-volibol

Fortalezca la autoestima

  1. Uno de los aspectos centrales en la práctica deportiva de los más jóvenes es, sin lugar a dudas, el desarrollo de la confianza en sus habilidades. En este sentido se proponen unos tips que los padres pueden favorecer la autoconfianza en sus hijos:
    1. Tan pronto su hijo/a termine su ejecución, no opine sobre lo bien o mal que le fue…espere que el o ella te pregunte.
    2. Escuche a su hijo/a con atención e interés cuando le cuente sobre el deporte que practica
    3. Pregúntele para favorecer su reflexión. Ayúdale a que saque conclusiones y tome decisiones, en lugar de darle “recetas” o aconsejarle sobre la manera perfecta de resolver su juego.
    4. Controle el (excesivo) entusiasmo que pone al hablar del deporte.
    5. Apruebe e incentive su esfuerzo e interés mientras mejora sus habilidades deportivas. Muéstrese optimista respecto a su aprendizaje.
    6. No le “exijas” resultados a su ejecusión.
    7. Muéstrele comprensión y apoyo cuando pase por un mal momento. Escuchar y aprender es mucho más útil que opinar sobre lo que le cuenta o lo que ha ocurrido.
    8. Evite recriminar o compadecer y proteger en exceso a su hijo.
    9. Felicítele cordial y sinceramente por las mejoras conseguidas.
    10. Hable también con tu hijo de otras cosas a parte del deporte.

Ser padre o madre no es fácil, y quizás usted esté aprendiendo en la marcha, así es que disfrute el tiempo que tiene con tu hijo… y qué mejor que compartiendo el deporte? Recuerde que su hijo puede tener varios entrenadores, pero un solo padre….disfrútalo!

 

 

Por: Dra. Rosa Hechavarria, Psicóloga Clínica y Especialista en Psicología del Deporte.       Brain & Visión 787-692-9606, 939-336-4584

 

 

 

 

 

 

 


Página Web de TuSicologaOnline

junio 19, 2012

Página Web de TuSicologaOnline

Podrás encontrar Servicios: Brain Gym, Audio Visual Entraintment, Biofeedback, evaluaciones Psicométricas, Psicoeducativas, Psicodeportivas, y Psicológicas.  Psicoterapia individual y grupal; Talleres para grupos deportistas.


Cinco claves para conseguir la “dureza mental” en el Golf

noviembre 25, 2011

Si usted tiene alguna duda sobre el impacto del factor mental en el del deporte, vaya no más a los periódicos, y en la sección de Deportes busque las entrevistas que le realizan a los atletas competitvos y lea sus verbalizaciones:  … “los nervios me traicionaron”…; “pude haber logrado más, pero no fue mi día”…; “no pude enfocarme lo suficiente”, etc.  He trabajado 17 años en psicología del deporte, viajo con los atletas a eventos internacionales y nacionales y con frecuencia escucho lo mismo.

El factor mental es lo único que trabaja en momentos cuando ya el entrenamiento técnico está consumado, y es la hora de competir.  Pero ojo…. el competidor tiene que entrenar su mente como entrena su cuerpo; sino, nunca conseguirá la dureza mental.   El entrenamiento mental tiene que ser diario, al igual que el entrenamiento físico.  En el caso del golf, que es un deporte donde interviene la concentracion, planificacion, percepcion y otros procesos cognitivos, estar entrenado mentalmente es un pase para el rendimeinto. A continuación expongo algunas recomendaciones.

1. Mantenga cada tiro en perspectiva. Esto es especialmente verdad en un torneo de 108 agujeros. No hay razón racional para ser desconcertado por un mal agujero (o dos).  El golfista, especialmente el juvenil tiene años y años de oportunidades a continuación. No hay tiro especial en ningún  torneo que sea “vida o muerte”.

2. Concentrese en la tarea, no en el resultado. Esto es probablemente el más difícil de los “fundamentos” para que los jugadores sigan. Es natural pensar en el resultado… y entonces, las consecuencias del resultado. Esto que piensa no ayudará a conseguir el trabajo hecho.

3. Respiracion diafragmática antes de realizar su tiro.   El mejor golfista en el mundo se pone tenso antes de tirar en este tipo de situación. Esa tensión puede aumentar la tendencia de un jugador a contener su respiración en anticipación de un tiro o de un putt. Esto entonces afecta la tensión del músculo aún más, y potencialmente afecta a su capacidad de pivoteo. Respiraciones profundas = un ritmo cardíaco más lento y menos tensión fisiológica.

 4. Recuerde que usted no puede controlar cosas externas: al adversario, al público, al campo de juego, al clima…. Solo recuerde que tienen control sobre su preparación y  su reacción, y no sobre todo lo demás. Si saben que han preparado lo mejor que puedes para cada tiro, y sabe que usted es capaz de controlar su reacción después de cada tiro, entonces, es posible que puedas alcanzar sus metas.

5. Juegue para tener éxito y diviertase. Los jugadores que son acertados son los que se sienten confiados en sus capacidades de salir y de conseguir el trabajo; y jugarán para tener éxito, no para evitar la falta.

 Si usted es un golfista, siga estas recomendaciones…busque un psicologo del deporte y comience su entrenamiento mental.  Para el golf, la dureza mental es muy importante!

Por Dra. Hechavarria


Criar niños que se portan bien (PARTE II)

septiembre 10, 2011

Bebés, niños pequeños y niños mayores

Atención: Estas herramientas no están garantizadas, y ninguna de ellas será perfecta para todos los padres y niños.  Si entiende que éstas herramientas no le funcionan, es recomendable que visite a un psicólogo que evalúa a su hijo/a y a usted (y a quienes lo disciplinan) para trabajar la situación en equipo.

Herramienta 1: Dale amor en abundancia.

Edad: De recién nacido a 12 meses (¡y mucho más!).

Cómo funciona: Seguramente te habrás preguntado si tu bebé se está saliendo con la suya cuando vas y lo alzas por la enésima vez. ¿Debes de empezar a imponerle límites? Todavía no, dicen los profesionales. Al responder a las necesidades de tu bebé no lo estás consintiendo ni “malcriando”, ya que es imposible consentir o mimar demasiado a un bebé.

De hecho, el resultado será precisamente lo contrario: al darle a tu bebé todo el amor y atención posibles ahora, le estás ayudando a transformarse en una persona bien equilibrada y comportada. Tu bebé está aprendiendo a confiar en sus padres, y su forma de hacerlo es comprobando que siempre estás presente para responder a sus necesidades.  Crecerá con mayor seguridad y menos ansiedad.

Herramienta 2: Elimina y sustituye.

Edad: 6 a 18 meses.

Cómo funciona: Como todos nosotros, los niños aprenden mientras hacen. Eso significa que cuando tu niñito/a tira al suelo su plato de frijoles es porque quiere ver qué va a pasar, y no porque tiene ganas de enojarte o ensuciar el suelo de la cocina.

Esto no quiere decir que tengas que permitirle hacer todo lo que quiera.  Cuando eso ocurra, quítale el objeto o lleva a tu niño hacia otro lugar. Ofrécele entonces algo más seguro, que ensucie menos o no sea tan destructivo. Al sustituir el objeto por otra alternativa evitas que se desespere.

Es importante que le expliques lo que estás haciendo, aunque sea demasiado pequeño para entenderlo del todo. Le estás enseñando la importante lección de que algunos comportamientos son inaceptables y que, cuando sea necesario, tú le cambiarás de actividad.

Herramienta 3: Arreglen juntos el problema.

Edad: 12 a 24 meses.

Cómo funciona: Volviendo al ejemplo del plato de frijoles, es importante diferenciar entre un bebé que juega a tirar su comida al suelo y un niñito/a que lo hace intencionalmente, sabiendo que está ensuciando la cocina para que luego mamá o papá la limpien.  Ese punto de transición ocurre cuando el niño es capaz de entender que está haciendo algo que no debe de hacer, normalmente alrededor de su primer cumpleaños. Cuando te mira con expresión traviesa y luego tira los frijoles, es hora de reaccionar. Lo que tienes que hacer es empezar a enseñarle el concepto de ser responsable de sus acciones.

Ejemplo de cómo usar esta herramienta: Tu hijito ha ensuciado todo el piso bajo su sillita a la hora de comer. Cuando termine, sácalo de la sillita, ponlo en el suelo y pídele que te alcance unos frijoles y te “ayude” a recoger. Háblale sobre lo que están haciendo: “Hemos tirado comida al suelo, o sea que ahora tenemos que limpiar”.

Herramienta 4 : Refuerza lo positivo.

Edad: 12 meses en adelante.

Cómo funciona: Este truco es fácil: Cuando tu niñito se esté portando bien, díselo, en lugar de sólo hablarle para llamarle la atención por hacer algo mal. Recompensar el buen comportamiento en lugar de reprochar el malo es un hábito que requiere un poco de práctica, pero a la larga es más eficaz.

Herramienta 5: Solicita la ayuda de tu niño/a.

Edad: 12 meses a 8 años.

Los niños llegan al mundo programados para ayudar y cooperar. Todo lo que tenemos que hacer como padres es aprovechar esta tendencia natural.  Haz que tu niñito/a participe (aunque lo haga a su manera) en las tareas del hogar, con eso le estás enseñando que en la casa todos cooperan y trabajan juntos. Dependiendo de su edad, puede lavar una verdura, alimentar al perro o separar la ropa que se ha lavado por cada miembro de la casa. Le estarás enseñando a ser un buen ayudante.

Herramienta 6: Controla su coraje.

Edad: 12 a 24 meses.

Cómo funciona: Los niños de 12 a 24 meses son susceptibles a las rabietas porque aún no son capaces de controlar sus emociones.  El primer paso que hay que tomar en estas situaciones es permitir que el niño se tranquilice como pueda. Si te permite que lo abraces, mécelo entre tus brazos hasta que se calme. Si cuando lo tocas se enfurece más todavía, dale espacio para que logre calmarse él solito.  No trates de charlar sobre lo ocurrido hasta que haya pasado su tormenta emocional. Pero una vez que se calme, no dejes de hablar con tu niñito sobre lo que ocurrió, aunque te parezca que todo se ha solucionado. Rebobina la película y vuelve a la escena. Ésa es la única forma de corregir los errores que se hayan cometido.

Herramienta 7: Háblale en su idioma.

Edad: 12 a 24 meses.

A veces el secreto para que los niños/a hagan lo que tienen que hacer o dejen de hacer lo que no deben depende, simplemente, de que nos comuniquemos con ellos de una forma que realmente entiendan. El pediatra Harvey Karp, autor del libro El bebé más feliz del barrio sugiere que los padres vean a su niñito como un “hombrecito prehistórico” y que le hablen como tal. En otras palabras, háblale de forma casi primitiva, de la manera más sencilla posible.

Karp se refiere a esta estrategia de comunicación como la “regla de la comida rápida” porque te portas básicamente como el cajero en una ventanilla de comida rápida: repites la orden y dices el precio. Usa frases cortas y mucha repetición, gestos y expresividad para mostrarle a tu niño que entiendes perfectamente lo que él quiere o piensa.

Ejemplo de cómo usar esta herramienta: Tu hijito le arranca un juguete de las manos a su amiguito. En lugar de sentarlo para un tiempo de castigo o tratar de explicarle por qué lo que hizo está mal (dos estrategias en las que asumes que tu niño ha avanzado lo suficiente en su desarrollo como para comprender lo que ha sucedido), repítele lo que crees que está pensando o sintiendo: “Tú quieres el juguete”.

Al reconocer sus sentimientos, le estás ayudando a tranquilizarse. Y una vez que se haya calmado lo suficiente para poder escucharte, podrás transmitirle tu mensaje disciplinario, aunque en la versión simplificada: “Agarrar, no. Juguete de Pablo”. Aunque al principio te parezca raro, verás como sí funciona.

Herramienta 8: Obedece sus “no”.

Edad: 12 a 36 meses.

Cómo funciona: “No” suele ser una de las primeras palabras que aprenden los niños, y casi inmediatamente se transforma en la que más les gusta. Como sabemos los papás, esa negatividad y rechazos constantes se vuelven un poco fastidiosos. Aunque parezca mentira, una de las maneras de prevenir los incansables “no” es procurando tomarlos en serio cuando tu hijito los pronuncie.

Pon en práctica estas herramientas, y verás que tu hijo/a mejora su conducta.


Cómo criar niños que se portan bien

septiembre 2, 2011

Lee el resto de esta entrada »


Estres y Calidad de Vida

agosto 2, 2011

El estrés es una de las principales causas de enfermedad y sufrimiento en los países desarrollados…..el estrés mata.   Así de sencillo y crudo!!

  1. El estrés causa una disminución de la capacidad del sistema inmunológico, lo cual es el primer paso hacia el cáncer y muchas otras enfermedades degenerativas.
  2. El estrés causa infartos cardiacos y problemas circulatorios.
  3. El estrés aumenta la tensión arterial, lo cual a su vez es causa de accidentes cerebrovasculares (ictus).
  4. El estrés causa insomnio,
  5. Mala digestión y peor asimilación de los alimentos,
  6. Dolores musculares y problemas músculo-esqueléticos,
  7. Está relacionado con la fibromialgia y en general predispone a la aparición de un gran número de enfermedades….

Además de todos estos padecimientos médicos, el estrés es responsable de:

  1. Falta de atención a su familia
  2. Agresión
  3. Depresión
  4. Divorcio
  5. Maltrato físico y emocional
  6. Puede llevar al desarrollo de enfermedades emocionales clínicas

El tratamiento del estrés es indiviual, con una visita inicial a un psicólogo clínico usted podrá ser atendido y colocado en un plan de tratamiento donde se le ayudará a manejar el estrés y a mejorar su calidad de vida.  Existen diferentes alternativas psico terapéuticas unidas a otras herramientas que ayudan a balancear sus estados emocionales a través de terápia audiovisual.


A %d blogueros les gusta esto: